Historia de las mujeres: Introducción

Estatuilla de la diosa Isis del antiguo Egipto amamantando a su hijo Horus. Esta representación se convierte en el antecedente más remoto de la iconografía de la Virgen María, cuyas características serán copiadas por el cristianismo. 
Cuando nos acercamos a cualquier libro o manual de Historia buscamos en ellos el análisis y explicación de diversos aspectos: sociales, económicos, políticos y culturales a través del tiempo. Pero si nos detenemos a analizarlo un poco más observamos que la humanidad, de la cual se intenta explicar su evolución está casi exclusivamente formada por un sólo género: el masculino, es decir, el proceso de la historia está contada desde un punto de vista androcéntrico.

Tanto el relato de los hechos y la interpretación que de ellos se da, como el vocabulario utilizado, denotan un claro predominio del elemento masculino como único agente histórico activo. Se utilizan conceptos tales como "el origen del hombre", "el hombre del renacimiento", "la importancia de la caza en las primitivas sociedades cazadoras y recolectoras" -actividad que "evidentemente" se le atribuye al hombre, el casi exclusivo monopolio que tiene el varón en los diversos movimientos sociales, los intelectuales, los artistas son casi todos masculinos, etc.-, de tal forma que lleva a preguntarse qué papel ha tenido la mujer a lo largo del devenir histórico o a plantearse qué es lo que ha hecho que el género femenino casi no esté presente en la historiografía y cuando lo está -salvo excepciones- suele aparecer como un ser pasivo y desde una posición secundaria.

El otro punto a exponer será intentar mostrar cuál ha sido el papel real de la mujer en la vida cotidiana, cómo se ha ido interiorizando de una forma u otra el discurso y ver cuál ha sido la contestación que algunas mujeres de las diferentes épocas dan a la visión dominante que se intenta difundir, contestación que, hasta hace muy poco, ha estado totalmente silenciada y cabria preguntarse por qué.

 

Jean Marot entrega su obra a Ana de Bretaña. Jean Bourdichon, 1507, 29,5 x 22 cm .
La Corte de la reina Ana de Bretaña, cuyos matrimonios con Carlos VIII y Luís XII de Francia reafirmaron la unión de Bretaña con Francia. Su corte fue un prodigio de cultura y refinamiento. Miniatura del s. XVI. Berna, Burgerbibliothek


Ahora, cuando inauguramos el III milenio la situación de las mujeres en el mundo es motivo de discusión política, hasta el punto de que empiezan a planificarse estrategias que contribuirán a la mejora de las condiciones de vida de la mitad de la población que ellas representan; incidiendo en aquellos aspectos para los que las mujeres son especialmente sensibles.

Equipo de baloncesto femenino en noviembre de 1942. España

Mujeres en la Gran Via de Madrid, años 50 del s. XX


En la Conferencia Internacional sobre la población y el desarrollo, realizada en El Cairo en 1994, en su Capítulo IV, que se refería a la Igualdad y equidad entre los sexos y habilitación de la mujer se desarrolla el ideario para el mejoramiento de la condición de la mujer:

"La habilitación de la mujer y el mejoramiento de su condición constituyen en sí un fin de la mayor importancia y son indispensables para lograr el desarrollo sostenible. Los objetivos son: lograr la igualdad y la equidad entre el hombre y la mujer, y permitir que la mujer realice plenamente sus posibilidades; incorporar plenamente a la mujer en el proceso de formulación de políticas y adopción de decisiones y en todos los aspectos de la vida económica, política y cultural, como formuladoras activas de las decisiones y como participantes y beneficiarias activas, y asegurar que todas las mujeres, al igual que los hombres, reciban la educación necesaria para satisfacer sus necesidades humanas básicas y ejercer sus derechos humanos. Entre las medidas recomendadas figuran la creación de mecanismos que garanticen la participación de la mujer en pie de igualdad y su representación equitativa en todos los niveles del proceso político y de la vida pública; promover la educación, el desarrollo de aptitudes y el empleo de la mujer, y eliminar todas las prácticas discriminatorias contra la mujer, incluso en el lugar de trabajo y las que afectan su acceso al crédito, a la propiedad y a los sistemas de seguridad social. Los países deberían adoptar medidas exhaustivas para eliminar todas las formas de explotación, abuso, acoso y violencia contra las mujeres, las adolescentes y las niñas. Además, cuando se adopten medidas relacionadas con el desarrollo, se debería prestar más atención a las múltiples exigencias que consumen el tiempo de la mujer, poniendo mayor hincapié en las medidas encaminadas a reducir la carga de las responsabilidades domésticas, y en la promulgación de leyes y la aplicación de programas y políticas que permitan a los empleados de ambos sexos armonizar sus responsabilidades familiares y laborales".

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
Visualiza el vídeo con imágenes de algunas de las mujeres más famosas de la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada